jueves, 14 de marzo de 2013

EL PEQUEÑO ABHERT KANION



8.00 pm. Ciudad de Hipnos. Casa de la familia Kanion.

El pequeño Abhert viendo dibujos animados en la televisión; en la cocina, su mamá sirve la cena y lleva los platos al elegante comedor; su padre en el segundo piso cambiándose la ropa porqué apenas acaba de llegar del trabajo, se quita el terno,  viste una ropa ligera para cenar y luego descansar.

Aby ven a la mesa que vamos a cenar.
Si mamá. 

El señor Kanion baja al comedor y se sienta al lado de su hijo.

Aby como te fue hoy en la escuela.
Muy bien papá, tuve la mejor nota en el examen de matemática.
Te felicito hijo, seguro que llegarás a ser mucho más inteligente que yo.

La madre toma asiento.

Eso lo heredó de su papá. Y también lo lindo y bello…

La joven madre le regala un beso en la mejilla a su esposo.

Mi hijo llegará mucho más lejos que yo, es un gran muchacho…
Claro que si… Fede y cómo te fue en el trabajo, ¿todo bien?
Si, seguimos con los experimentos de cambio genético...
¿Es el proyecto del que ahora estás a cargo?
Sí, me cambiaron…

La charla es interrumpida. Alguien toca el timbre. Mamá sale a abrir la puerta. Luego de abrirla, retrocede muy asustada sin decir ninguna palabra. Dos ladrones entran a la casa, amenazan a la joven madre con un arma. La llevan hacia el comedor.
Fede y su hijo quedan pasmados y asustados al ver entrar a su madre custodiada por dos extrañas personas que además llevan un arma de fuego.
Uno de los delincuentes ordena que vayan a la sala.
La familia obedece. Van lentamente a sentarse frente al televisor
Fede abraza a su pequeño hijo y a su esposa.

Señor Kanion donde está el dinero. – increpa el delincuente –

Fede sin pensarlo, y muy seguro decide entregar lo que sea a cambio del bienestar de su familia.

La caja fuerte está en el dormitorio, está abierto así que llévense todo lo que quieran. Solo les pido que no le hagan daño a mi familia.

El delincuente ordena a su compañero que vaya por el dinero. Al rato baja con el dinero en una maleta.

Ya tengo el dinero, ahora que hacemos...
Señor Kanion póngase de pie, y vaya hacia la puerta...

Cuando Fede está cerca a la puerta, el delincuente suelta un disparo que penetra su espalda, destrozándole las costillas. Fede cae inmediatamente. La joven madre da un grito. El pequeño Abhert llora desesperadamente se suelta de su mamá que lo tenía abrazado y va hacia el cuerpo de su padre...

La señora va tras él pero el delincuente se lo impide, le ordena que se quede dónde está.

Papito, papito no mueras, te quiero mucho...
Hijo ve con tu madre... son lo más hermoso y valioso que tengo... no llores ve con tu madre...

Se escucha otro disparo.
Abhert voltea y ve a su madre en el piso, con una herida en la cabeza, a su corta edad puede reconocer el trágico suceso, su madre ya está muerta. 

Quédate ahí mocoso, no te muevas... 
Haz caso hijo... tranquilo, tú vas a sobrevivir. Le dice su padre agonizante y dejando caer unas lágrimas de impotencia.
El niño inmóvil con los ojos mirando al suelo y llorando en silencio al costado de su padre que permanece en el piso.
El delincuente se acerca a ellos y termina con la vida del padre disparándole en la cabeza. La sangre salpica el rostro de Abhert.

Casio, no era necesario tener al niño presente.

El niño no se mueve se queda viendo el piso y sigue llorando. Impotente ante el escenario y tragedia que vio.

Casio, ¿vamos a matar al niño?
Claro que si tú lo harás...
No, yo no puedo... – responde temeroso el delincuente –
Eres un inútil, lleva el dinero al auto y espérame...

El cómplice obedece, se dirige al auto con el motín.

Ahora el asesino apunta al niño, con la intención de acabar con su horrendo trabajo.
El niño levanta la cabeza y ve con unos ojos de furia al delincuente... 

Nunca había visto esa mirada, esté niño... no puedo perder el tiempo tengo que matarlo…

Intenta disparar pero no puede mover el dedo, no puede mover ninguna parte de su cuerpo.

“que me pasa, no puedo moverme… apenas puedo respirar, quien es este niño, acaso es él quien está causando todo esto” -  se pregunta Casio –

El niño sigue mirándolo fijamente con una furia indescriptible.
El delincuente siente un intenso dolor de cabeza, brota un poco de sangre de su nariz... luego de un instante logra moverse, suelta el arma, se arrodilla y agarra la cabeza, el dolor es insoportable... de pronto comienza a flotar en el aire, se mueve desesperadamente, olvida el dolor, el miedo que siente es mucho peor. 
Mira al niño, éste continua viéndolo con la misma furia; hace puño fuertemente con sus pequeñas manos, empieza a salir sangre por sus ojos y por su nariz...

El asesino empieza a gritar de dolor y desesperación.

El cómplice que está esperando en el auto escucha los gritos, piensa en regresar pero sorpresivamente escucha la sirena de los autos de la guardia urbana que se acercan; decide huir y dejar a su compañero.

El cuerpo del delincuente que aún está levitando comienza a desintegrarse, primero sus miembros son separados de su cuerpo, la piel comienza a desintegrarse dejando expuesto sus músculos y órganos, luego cada órgano comienza a despedazarse. Se puede ver toda la sangre, trozos de carne, de hueso flotando. La desintegración llega a un nivel celular, molecular y atómico... El cuerpo del delincuente desaparece sin dejar ningún rastro.
El pequeño Abhert, que aún sangraba se desmaya y queda tirado en el piso.

Luego de unos minutos llega la guardia urbana, encuentran los cuerpos de los esposos Kanion, y al hijo agonizando.

¡Los padres están muertos!, ¿cómo está el niño?...
¡El niño está vivo! – responde angustiado –
Llévenlo al hospital, inmediatamente…


3 meses después. Orfanato zafiro  

Oficina del director. Están presentes: Hineo, el dueño de la compañía donde trabajó Federick Kanion; el director Fretell y el pequeño heredero de los Kanion. Afuera esperan 2 guardaespaldas.

Señor Hineo por favor cuide bien al pequeño Kanion…
No se preocupe, el niño tendrá todo, nunca le faltará nada. – Responde muy seguro Hineo –
Abhert, ve con el señor desde ahora él te cuidará, él fue un gran amigo de tu padre y tu familia...


Abhert solo asienta la cabeza. 




1 comentario:

  1. Si quieres un buen comentario sobre esta entrada que te sirva para todas las futuras escrituras, te mando a tu gmail, si se puede, dos archivos.
    Por lo demás, me ha gustado mucho, tienes bastante que perfilar pero hay madera detrás.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.